“Cambiar el mundo, una apuesta por la revolución interior”, por Hashim Cabrera.

01/05/2015 – Autor / Fuente: Hashim CabreraHashim Cabrera / Webislam
  • De la labor escrituraria de Esteban Díaz han surgido numerosos títulos que ahora están accesibles en su web “Cambiar el mundo”

Hace ya casi siete años tuve la dicha de conocer al poeta y escritor cordobés Esteban Díaz (Cardeña, Córdoba. 1952), recién llegado de uno de sus numerosos viajes a India y, desde entonces, hemos mantenido una fértil y grata amistad construida sobre la sinceridad y el afecto mutuos. Yo acababa de leer su ensayo sobre el Humanismo Global, que me había regalado un amigo común.

En ese texto pude hallar numerosas claves que me ayudaron a comprender el mundo que nos ha tocado vivir, esa transición gigantesca, mutación o cambio de paradigma, que nos señala un mundo en ciernes con los dolores del parto de la globalización.

Esteban Díaz esboza detenidamente los rasgos de este proceso de transformación radical donde la visión moderna y mecanicista va cediendo terreno a un nuevo paradigma que implica necesariamente la eclosión de un humanismo global. Según su reflexión, que comparto plenamente, se trata de una revolución cultural, espiritual y humanista de más amplio calado que aquella otra que produjo la invención y difusión de la imprenta, pues en este caso no se trata tan sólo de expandir las posibilidades de comunicación e intercambio cultural entre los seres humanos, los pueblos y las diferentes cosmovisiones, sino de articular una alternativa coherente al paradigma moderno secular —dualista, economicista, materialista y mecanicista— que ha demostrado ya sobradamente sus límites y sus consecuencias más indeseables.

Mucho hemos hablado desde entonces de estos y otros temas, especialmente de la dimensión espiritual que implica esta profunda transmutación para la vida interior de los seres humanos. Desde su experiencia de dos décadas en India, junto a los más destacados maestros contemporáneos de espíritu, y sintetizando los principios elementales y profundos de la Vedanta Advaita o Vía de No Dualidad, las diferentes Tradiciones de Sabiduría y la propia filosofía occidental, desde sus orígenes griegos, Esteban ha venido desmenuzando en nuevos textos determinadas cuestiones que tienen que ver con la transformación interior y con los cambios sociales y civilizacionales que están teniendo lugar en nuestros días.

Esteban Díaz es Profesor de Lengua y literatura españolas. La edición de su obra poética se inicia en 1981, año en el que publica Qibab (Ediciones Demófilo) Le siguenLa soledad de Asterión, 1995 y Regreso a Córdoba (El alma, el río) en 2001. En 1996 se instala en el Sur de India, cuya tradición de sabiduría permeará su vida y su obra, representando éstas un puente entre Oriente y Occidente con el que el poeta diseña una fértil complementariedad de sus culturas y de sus valores, cuya integración y síntesis sería un argumento firme en la construcción de un mundo fraternal, integrador y universalista, justo y cooperativo, con el fin de lograr definitivamente la armonía y la paz entre los pueblos de la Tierra.

La obra inédita desde1995 ha sido publicada por Tiger Moon Productions, en Bangalore, India, entre cuyos títulos poéticos podríamos destacar Como lluvia sobre fértil prado, Dharamsala, El jazmín indio, El Valle de la mansedumbre,etc., así como tres novelas que forman una trilogía:  El sabor de ser, Sebastián Alba yEl Valle de las flores de Oro.

Escritor incansable, determinado a no desperdiciar ni un segundo de su fértil vida, Esteban Díaz no ha dejado de verter en la escritura toda esa extensa y honda meditación sobre el ser humano y el mundo, sobre la naturaleza de la Realidad y sobre aspectos de la vida espiritual que normalmente no suelen ser tratados. De su labor escrituraria han surgido numerosos títulos que ha regalado desinteresadamente a sus lectores, textos que ahora están accesibles en su web Cambiar el mundo.

Su convencimiento de que es la Educación el pilar sobre el que sustenta la transformación del hombre le ha llevado a analizar el proceso de aprendizaje y su solapamiento con la iniciación espiritual en obras como Educare: Un universo educativo para descubrir al hombre su esencial naturaleza. Como bien dice a propósito de este proceso:

“Si ‘pensar el mundo es construir el mundo’  y ‘construir el mundo  es ejercitarlo en el pensamiento/lenguaje’, ¿por qué no  ‘pensar/construir’ de una manera consciente y sabia el mundo en el que queremos vivir, ideando una educación y una cultura que lo hagan posible, acordes con tan sublime propósito? La tarea es bien fácil: “pensar sabiamente” y “construir sabiamente”.

HASHIM CABRERA

 FUENTE: WEBISLAM

16 abril, 2016Permalink