Dichos (Oriente/Occidente)

 

1

“La Verdad, la insondable oscuridad del Adi Primordial, el Ser, el mundo manifestado en su compleja estructura visible e invisible, todo esto, amigo mío, eres Tú”.

2

La experiencia del conocimiento es de naturaleza transitoria, ligada siempre al tiempo. Antes del nacimiento, ¿qué eras tú?

3

Cuando se trasciende la individualidad, aparece la Sabiduría. Dios y la individualidad no pueden permanecer juntos en el corazón del hombre.

4

Tal es la natural y espontánea adquisición de la sabiduría, que sorprendería al erudito atareado en el arduo acopio de los conocimientos adquiridos por la acumulación de información.

5

El Maestro de sabiduría tamil Guruji Viswanath definía lo “trans-psicológico” como ese punto en donde la individualidad se pierde en el Ser, dejando de ser aquélla la proyección de éste. Un punto en donde la única experiencia posible es “el silencio y la paz”. De ese modo la individualidad cumple su objetivo evolutivo que le lleva a trascender su campo de acción-conocimiento-ser en existencia relativa.

6

Busca a un hombre sabio y únete a él. Pasado un tiempo descubrirás que nunca estuvisteis separados.

7

La mente y el apego al mundo son inseparables, pues éste es la creación de aquélla. Deshazte de la mente y el mundo desaparecerá con ella. Entonces te habrás establecido en la Pura Conciencia.

8

Cuando el hilo de pensamiento que te une al mundo sea tan débil que ni tan siquiera puedas reconocerte en él, sólo entonces habrás adquirido la sabiduría.

9

Obsérvate y descubre los entresijos del laberinto en el que estás atrapado. Comprenderás que tú eres el testigo del laberinto, del morador atrapado en tan intrincada arquitectura y el hilo que te liberará de tan engañosa tríada de conceptos.

10

La verdadera meditación es ese punto en donde nada aparece, pues nada hay que pensar, nada hay que experimentar, nada hay que percibir. Sólo Ser.

11

En la Conciencia sólo hay “Conciencia”; Conocimiento de Sí Mismo. Nada que no sea la Conciencia Misma podría “aparecer” en Ella -esto dice la tradición de la vedanta advaita. ¿Qué experiencia podría darse allí donde Yo soy el Ser único, indivisible, eterno, la Plenitud de ser Aquello que Soy?

12

-“No se trata, amigo mío, de experimentar. Se trata de ‘ser’, sin conceptos que te arrastren al mundo de la experiencia. Sin experiencia que te distraiga de tu Ser absorto en sí mismo“.

13 

“Ser, sólo ‘ser’: sin atributos que lo adjetiven”.

14

“Mirar”. “Tan sólo mirar”, solías repetir cuando alguien te consultaba acerca de la no-identificación con el mundo. “Sólo mirar -insistías-, como mira un niño, sin juicio previo, sin expectativas, desapasionadamente. Ese es el verdadero estado del Ser”.

15

¡Que hablen! ¡Que discurran cuanto deseen acerca de la Verdad o de la no-verdad! ¡Que se agoten en el esfuerzo de describir los innumerables caminos de la experiencia! Tú mora en tu corazón, en silencio, quieto, solo, siendo nada.

16

El sabio emite opiniones, pero en su corazón ningún juicio germina.

17

-“Sólo el atisbo de la Verdad te conducirá a ella. Permanece atento a la excelencia de tal revelación. Entonces la paz será contigo”, decías, Tú, el Gurú amigo que derribó las barreras con las que sus discípulos separaban el ‘tú’ del ‘yo’”.

18

-“Interésate únicamente por la Verdad. Pídele que te muestre su naturaleza. Tu interés e insistencia te descubrirá aquello que tú eres, tu verdadera esencia, la Verdad, que ahora oculta la idea de ‘yo’, ‘mí’, ‘lo mío’”.

 [...]

23 julio, 2016Permalink