Guruji Viswanath (2)

 

 

GURUJI2

Fragmentos de “Todo lo que deseabas saber… Vol. I”. De próxima aparición.

 

LA MENTE, EL CUERPO Y EL CORAZÓN

  • La ira y el odio dañan la mente. Únicamente el buscar el bienestar de los demás puede mantener nuestras mentes en un buen estado.
  • No dañes ni hables mal de nadie. Antes de dar ese paso, ponte en el lugar de la persona sobre la que quieres hacer llover tus insultos. Mantén tu mente en calma y aconseja correctamente a los que se encuentran en el error. De este modo no se deteriorarán tus relaciones con los demás.
  • Deberíamos interesarnos por los otros del mismo modo que lo hacemos por nosotros mismos. Sólo entonces puede uno ayudar a los demás. En la última parte de nuestra vida, el Cosmos nos devolverá recíprocamente aquello que dimos.
  • Cuanto más avaricioso seas, más te irritarás. Desarrolla contentamiento y aprende a observar tu vida desde una cierta distancia.
  • En un corazón en el que reina la claridad absoluta, no hay ni virtud ni pecado.
  • El mundo existe en ti debido a una manera corrompida de pensar. El mundo no existe cuando transciendes tu mente.
  • Tu corazón es tan grande que puede contener al universo entero e incluso a Dios. No permitas la presencia de cosas nimias y tontas en las proximidades o en el interior de tu corazón.
  • El corazón es el vigilante, el corazón es el instructor y el corazón es el lugar donde habita tu conciencia. Escúchalo siempre.
  • Mantente alerta, vigilante. Una minúscula hormiga de corrupción penetrando en tu mente puede convertirse en una montaña.
  • Las bendiciones de la Gracia vienen de todas direcciones. Llena tu corazón con ellas.
  • Los bosques crecen y persisten por sí mismos. Solamente las ciudades y los pueblos precisan de limpieza y mantenimiento. La luz interna que hay en ti es como el bosque. Deja que exista por sí misma. Tú solamente tienes que hacer labores de mantenimiento para con tu mente y tu cuerpo.
  • Si tu cuerpo enferma, examina primero tu dieta e introduce los cambios apropiados. En la mayoría de los casos el tipo de dieta adecuado actúa como una medicina.
  • La Organización Mundial de la Salud tiene como eslogan “Salud para todos”. ¿Qué es salud? Nadie quiere conocer la realidad. Ingentes sumas de dinero se dedican a campañas publicitarias, alimentos y medicinas. A pesar de todo ello- y gracias a la polución en la mente del hombre y en su entorno- lo único esperable es que nuevas enfermedades vengan a añadirse a las ya existentes.
  • Para mantener la salud física son esenciales tres cosas: el alimento, la energía vital (prana) y la energía solar. Estos tres elementos deciden la salud física de todos y cada uno. Una alimentación planificada, pensamiento saludable y meditación le mantienen a uno con salud. Preserva tu mente libre de perturbación y depresión y mantendrás tu salud mental. Y esto te ayudará a mejorar la salud de tu cuerpo.
  • La salud mental es el mantenimiento de la mente. ¿Qué es la mente? Un delicado almacén – tenue como el éter- de emociones y memorias. La salud mental consiste en mantener la mente en perfecto estado. ¿Y qué es una mente en perfecto estado? Únicamente a una mente que se relaciona con las circunstancias presentes- sin estar influenciada por decisiones impuestas desde el exterior- se la puede calificar como mente perfecta. La mente siempre está fluctuando. Los sadhus más elevados no son una excepción. Sus mentes no pueden relacionarse con las circunstancias existentes a su alrededor. Viven en su propio mundo. También las demás personas viven en su propio mundo mental.
  • Existe una relación directa entre el prana (fuerza vital) y el pensar de la mente. El control del prana reduce en la mente las ondas de pensamiento. Si no te sientes preparado para practicar pranayama, prueba con la concentración en el trabajo, la devoción, etc. Mantendrán tu salud mental en buenas condiciones. Las oraciones, el japa y las meditaciones ayudan a mantener la salud mental. No obstante, si lo que buscas es la salud mental perfecta, tienes que transcender tu mente. Observa tu mente como el león hambriento observa a su presa. Estarás por encima de ella y podrás aplicarla de un modo perfecto a las circunstancias existentes.
  • La mente y el cuerpo deben estar implicados resolviendo los problemas mundanos. Pero tu cabeza y tu corazón no deberían preocuparse por los resultados de ninguna de tus actividades.
  • Resuelve todos tus problemas a tu manera, obteniendo de las vidas de tus mayores y de las de los santos los indicios que te pueden servir de guía.
  • El mundo mide tu éxito en la vida por la cuantía de tus posesiones. Pero sólo tú, en lo más íntimo de tu ser, sabes si has alcanzado el éxito en tu vida o no.

 

8 diciembre, 2014Permalink