Libros

 

 

elsabor...El sabor de Ser (2001), primera novela de la trilogía “india” del poeta cordobés Esteban Díaz, introduce al lector en una de las tres constantes que vertebran la filosofía del escritor cordobés: 1) la complementariedad de las tradiciones de sabiduría, en su vertiente humanista, de Oriente y de Occidente, como propuesta para impulsar un nuevo paradigma social (cultural y científico) que ayude a la Humanidad a encontrar el camino de salida a la crisis de valores y de conciencia que atraviesa la civilización humana, anclada en el viejo paradigma mecanicista en los comienzos del Siglo XXI; 2) el conocimiento de no dualidad de la vedanta, cuyo promotor fue el joven jivanmukta (o ser humano Realizado o jñani) Shakaracharya; y 3) la educación basada en los “valores humanos universales” como base de los programas educativos que conduzcan a los estudiantes a la sabiduría o “conocimiento del Sí Mismo”, el Ser trascendente, que es inmanente en todo ser humano. La conjunción de estas tres vertientes cognoscitivas son indispensables para que el ser humano pueda transitar hacia su transformación individual y colectiva con el fin de encontrar la vía certera que le conduzca hacia un Mundo Nuevo, hacia la Nueva Era de la Edad de Oro, que la sabiduría de todas las tradiciones culturales y espirituales nos comunicaron desde centurias, incluso desde milenios. Por ello, la noción de “utopía” estará presente en ésta y las siguientes novelas, SEBASTIÁN ALBA. “La extinción del fuego de la mente” (2008) y El Valle de las Flores de Oro (2011), no como propuestas filosóficas, sino como conocimiento o tránsito hacia la “topía”, o concreción de la utopía en un espacio/tiempo “reales”.

En esta primera novela el autor nos muestra a unos personajes de fuerte cultura occidental, “tocados” por la tradición de sabiduría india, ejemplificada en las páginas de la novela por sus Gurús. Son estos Maestros de sabiduría los que les conducen por los senderos inequívocos del auto conocimiento, al tiempo que la indagación acerca de ellos mismos les permite encontrar el camino de integración de las tradiciones y culturas de sabiduría de Oriente y de Occidente y reflexionar, desde este integrador descubrimiento, acerca de cómo reconducir la globalización del mundo mercantilista hacia la unidad de los pueblos de la Tierra en un destino compartido fraternalmente cooperativo, planetario, armónico y feliz.

Para los personajes, la realidad del mundo que nos muestran las utopías es posible. En el mundo globalizado de las conectividades se debate una Humanidad regida por una visión dual del mundo que ha conducido al colectivo humano a desarrollar unas relaciones determinadas por la separatividad, la exclusión y las diferencias insalvables entre los seres humanos. La ausencia de paz ha encaminado a la Humanidad hacia la infelicidad, traducida en estrés, violencia, insatisfacción, “consumida” por la cultura del mercado y del consumo, la deshumanización y la alienación. El mundo global ha interconectado la vida de los seres humanos, pero no los ha unido. Sólo una visión del mundo que organice la vida global desde el principio de “unidad” podrá resolver la crisis y las consecuencias dolorosas que desviven a una Humanidad presente que no encuentra respuestas certeras a tanto infortunio. La “unidad” como principio y como eje axial vertebrador de la sociedad humana global es el talismán que podrá cambiar el rumbo iniciado desde miles de años de desarrollo y de cultura basados en una cosmovisión de dualidad, de luchas, de juego de contrarios y de oposiciones. Es, pues, la cosmovisión basada en el principio de unidad la que nos ofrecerá, en los albores del siglo XXI, el conocimiento, la conciencia, las estrategias y las herramientas para construir un modelo social de globalidad en el que la Humanidad viva, al fin, felizmente unida, pacífica, disolviendo los obstáculos que impedían, desde el viejo paradigma mecanicista, abolir las fronteras y abandonar la beligerancia, las diferencias, todas ellas inhumanas e insultantes a la dignidad humana. El siglo XXI ha de ser el tiempo de la unidad de todos los seres humanos, el de la Humanidad de los pueblos fraternales y cooperativos, inter-siéndose unos con otros en un destino planetario que no puede ser otra cosa que el canto unísono de la vida compartida cooperativamente por todos y por todo el tejido de la vida planetaria. El mundo feliz es posible. Pero el hombre ha de encontrar el camino de regreso a su ser esencial y a los valores que le son consustanciales. Esta vuelta a lo esencial de la vida posibilitará al hombre conocer, desarrollar y expresar, en cada una de sus interacciones con el mundo, aquello por lo cual ha nacido: el ser que verdaderamente es, como nos lo recordaron hace milenios Sócrates, Confucio, Lao Tzi o Buda, Jesús…  Las tradiciones de sabiduría de Oriente y de Occidente así lo aconsejan desde tiempos remotos. Tal vez la Humanidad descubra al fin que no hay otro camino.

Si desea una copia digital de este libro, por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

 

el-sabor-de-serEsta novela fue impresa en offset  en 2009 (2ª Edición en 2011), por TIGER MOON PRODUCTIONS, BANGALORE, INDIA.

 

 

 

 

 

 

 

 

sebastián albaSebastián Alba. “La extinción del fuego de la mente”, es la segunda novela de la trilogía “india” de Esteban Díaz, que inicia con El Sabor de Ser y finaliza con El Valle de las Flores de Oro. Tiene como argumento el proceso de madurez cognitiva del joven Sebastián Alba, que desilusionado por sus estudios de filosofía, encuentra en el conocimiento de no dualidad vedántico la determinación por lograr descifrar el viejo aforismo “conócete a ti mismo”. Sus frecuentes viajes a India, junto a su hermana Clara, experta en religiones comparadas, le mueve a indagar los crípticos sutras (versículos) de las Karika de Guadapada, obra con la que el sabio vedántico explica el contenido del breve pero intrincado texto de la Mandukya Upanishad, en cuyos sutras se exponen los cuatro estado del Ser. Clara será el hilo cognoscitivo, como lo fue Ariadna con Teseo, que guiar “correctamente” –conducida por el Gurú de ambos- a Sebastián Alba a comprender el texto de sabio hindú, una vez que el joven estudiante centra su atención en uno de los sutras cuyo contenido le inquieta por su naturaleza paradójica, como muchos sutras de las Karika y de otros Upanishads cuyo contenido expone la vía de no dualidad: “Ningún ser está tapado por velo alguno. Todos son libres, puros por naturaleza e iluminados desde su origen. Sin embargo, se dice que los seres humanos tienen la posibilidad de conocer la verdad.”

Aunque la novela tiene como propósito desvelar al lector occidental la vertiente de la sabiduría vedántica de no dualidad, la trama se desarrolla como un monologo interior que Sebastián Alba vierte en escritura, como si de un proceso indagador se tratara, en cuyo desenlace el joven logra desvelar el sutra aforístico y alcanzar la iluminación.

Si desea una copia digital de este libro, por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

sebastian-albaSEBASTIÁN ALBA.”La extinción del fuego de la mente” se editó impresa en offset, por TIGER MOON PRODUCTIONS, BANGALORE, INDIA, en 2010.

 

 

 

 

 

 

 

 

el valleEL Valle de las Flores de Oro, tercera novela de la trilogía “india”, describe el proceso de transformación que la humanidad ha de experimentar para lograr concretar el viejo sueño que se describe en las utopías clásicas. Un Nuevo Mundo hacia el que todo el colectivo humano, sin excepción, se dirige, aun cuando la situación de crisis planetaria ha generado unas expectativas poco halagüeñas referentes a un futuro próspero, donde el “bienestar humano” signifique que, además de ser universal, se concrete en la equitativa distribución de la riqueza; en la aplicación real de la justicia social; en la integración fraterna y cooperativa de todos los pueblos y culturas de la Tierra, traducida en dignidad, paz y concordia; la inteligencia y sabiduría de los gobernantes para impulsar una educación y cultura que transmitan el valor irrenunciable de “lo verdaderamente humano”, habiendo alejado la locura de diseñar los programas educativos y culturales al dictado de la visión mercantilista y consumista que, en los dos últimos siglos, ha impuesto el mecanicismo capitalista deshumanizador, invadiendo la vida del planeta de valores materialistas que han arrastrado al colectivo humano hasta el borde de una cultura de la barbarie, ética y moralmente inhumana, olvidando, de otro lado, los valores humanos que han sido borrados del ágora de la vida humana… El personaje femenino Irene Campos será quien invite al lector a seguir los pasos de la transformación de la conciencia humana que le permitirá inaugurar una nueva Era de la Edad Dorada, no sin previa transformación de ella misma, peregrina por el Gran Himalaya, en donde conocerá los pormenores de la nueva civilización que aguarda a la humanidad en no muy lejano tiempo.

Si desea una copia digital de este libro, por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

 

El ValleEsta novela fue impresa en offset  en 2014, por TIGER MOON PRODUCTIONS, MÉXICO.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cambiar...En Cambiar el mundo. Humanizando la Globaliación, Esteban Díaz profundiza en el trabajo iniciado con su ensayo El Humanismo Global. En los Albores del Siglo XXI. Reflexiones sobre el nuevo paradigma social no mecanicista, en cuyas páginas el autor presentó una nueva propuesta de paradigma socio-político-económico organizado desde una nueva cosmovisión del mundo de unidad, trascendiendo (dejando atrás) la vieja visión dual del mundo, y con ella el viejo paradigma mecanicista, o de simplicidad o Gran Paradigma de Occidente, tal como lo denominó Edgar Morin. Fue la Edad Moderna el comienzo del modelo capitalista o del capitalismo mecanicista, el mismo que ha ido renovándose en sucesivas etapas hasta nuestros días de “mundialización de la economía de as finanzas y del mercado”.

Cambiar el mundo significa abandonar lo que nuestra mente guarda sobre “la condición humana” como limitación u obstáculo que nos impide conseguir los logros de los que nos hablan las tradiciones culturales de pensamiento “fuerte”, positivas/ humanistas/ utópicas; o bien sus fuentes: las tradiciones de sabiduría; porque de esa manera vive el hombre, hoy global, “condicionado” por la idea que tiene sobre sí mismo, movilizada -la idea- por unos valores que lo cosifican y lo alejan de sí mismo. Valores todos ellos no consustanciales al ser humano, transmitidos por una educación, una cultura-arte/tecnología/ciencia-, una situación y un contexto socio-político-económicos que han sido diseñados por los poderes de los Estados, hoy, instrumentalizados por quienes rigen la “mundialización de la economía de las finanzas y del mercado”. Estos valores, que desnaturalizan al ser humano, están directamente relacionados con unos principios morales y unos criterios que reproducen los postulados filosóficos-económicos de donde emergen los valores de la economía financiera y de mercado/consumo. De ellos se desprenden. Son valores circunstanciales, ya que no brotan “naturalmente” del “valor de lo humano”, que es universal e inherente a todo hombre y a toda mujer. ¿Qué puede unirnos que no sea “el valor de lo humano”, aquello que nos hace dignos e iguales como seres humanos, fraternos, cooperativos, pues es la cualidad universal que permite a la Humanidad definirse como tal y unificar, como el hilo de una guirnalda, a todos los seres humanos, en todos y cada uno de los periodos en los que, como colectivo, haya transitado, más allá de los credos, de las ideologías, de todo lo que pensemos y nos mueva cultural y/o civilizatoriamente, hechos temporales y transitorios?

Si desea una copia digital por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

 

glob

GLOBALIZACIÓN. UNA NUEVA LECTURA.CONSTRUYENDO UN MUNDO NUEVO.

Edición ebooks  KDP Amazon, 2015. 

En estas páginas reflexionamos sobre la Globalización como un foro que inscriba a todo el colectivo humano sin exclusiones, abierto a una racionalidad dialogante, ágora de integración y de inter-comunicabilidad. La Globalización que proponemos ha de construirse desde la cualidad del  “valor de lo humano”, eje axial que podrá hilvana, sin fisuras y en concordia, inequívocamente, la unidad de todos los seres humanos. Sólo si la Globalización se articula desde la “humanidad” que define y dignifica  a cada ser humano, podremos construir un Mundo Nuevo para una Humanidad nueva. Es de este único modo que la Humanidad podrá incorporar el foro de la Globalización en una nueva visión del mundo que hará posible la unidad de todos los seres humanos, dejará atrás la vieja y aguerrida visión de dualidad, basada en el juego de los contrarios y de las oposiciones, de las luchas y de antagonías.

Del “valor de los humano”, como hilo que engarce la  guirnalda de la Humanidad unida, brotarán todas aquellas cualidades (valores) que germinan como frutos del árbol de la unidad: la justicia social, la igualdad, la concordia, la cooperación fraterna, la solidaridad universal, el bien común. Al inicio y al final de este camino sólo encontraremos paz.

Si desea una copia digital por sólo 0,99 Euros, pueda pulsar aquí.

bbbbb

SOBRE LA FELICIDAD. Un camino de auto-conocimiento. (Taller práctico de  auto-ayuda)

KDP Amanzon ebooks, 2015.

Únicamente cuando el ser humano logre esclarecer el enigma que encierra el viejo aforismo “Conócete a ti mismo”, podrá encontrar la Felicidad que con tanto esfuerzo trató de obtener en cuantas ocasiones se propuso conquistarla. El camino que nos permitirá lograr tal hazaña, en cuyo trazado el aforismo nos mostrará el significado que encierra, se denomina “indagación” o “auto-indagación”. De lo que deducimos que la Felicidad y el proceso indagador, que nos llevará a esclarecer el significado de la vieja sentencia, están tan estrechamente relacionados, que la experiencia de la Felicidad plena devendrá una vez que el proceso de la indagación nos muestre su final y nos descubra los logros que de ella se obtuvieron. Aunque no es ésta la única vía de la que pueda obtenerse la Felicidad. Quién o qué en verdad es el ser humano, no lo que él cree que es, ni lo que los demás creen que es, sino lo que verdaderamente es, ésta es la cuestión a esclarecer en nuestro Taller.

Si la Felicidad es el logro que obtiene el ser humano cuando se “conoce a sí mismo”, es debido a que la Felicidad le es consustancial. La Felicidad no es ajena al ser humano. Es/está en su propia naturaleza. Pero al desarrollar su vida desconociendo esta verdad, ni logró conocer su ser genuino, ni fue feliz. Esta es la razón por la que los seres humanos se lanzan desbocados al mundo objetivo con el fin de buscar aquello que del mundo sus sentidos le ofrecen.

Si desea una copia digital por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

El libro SOBRE LA FELICIDAD. Un camino de auto-conocimiento. (Taller práctico de  auto-ayuda) AAAAAAse editó en papel en 2014, en TIGER MOON PRODUCCIONS, ESPAÑA (Edición agotada)

 

 

 

 

 

 

 

 

HUMA.

En las páginas de En los albores del siglo XXI. Reflexiones sobre el nuevo paradigma social no mecanicista: el humanismo global (Edición en KDP Amazon ebooks, 2015) el autor reclama la inteligencia coherente y la firme voluntad de retomar la idea del hombre como ser esencial, que Confucio definía como lo que hace ser “verdaderamente un hombre” a cada ser humano, situándolo así en la dimensión de su verdadera naturaleza. Sólo esta idea esencial de hombre, que se encuentra en los tratados de sabiduría de todas las culturas del mundo, nos podrá alejar de la locura de vivir en el falso concepto del hombre definido por los valores materiales que le arroga el mercantilismo capitalista. Las tradiciones de sabiduría de Oriente y de Occidente, olvidadas por el racionalismo capitalista, le sirven al autor de recordatorio y de punto de referencia para articular una nueva visión del mundo regida desde el principio de “unidad” de la que derive un hombre nuevo; el hombre que se sabe y vive humanamente digno, fraternal, cooperativo y libre, precisamente porque haya logrado dar cumplimiento al antiguo aforismo “conócete a ti mismo”. Conociendo su verdadera esencia podrá caminar el hombre por los espacios de un nuevo mundo, organizando la vida global con los principios de un nuevo paradigma social humanista de carácter planetario, integrador y universalista, que el autor denomina el humanismo global, confiriendo un sentido “verdaderamente humano” a la vida individual y colectiva que el capitalismo mercantilista ha convertido en foso de valores deshumanizadores, diseñados desde los principios mecanicistas de la mundialización de la economía de mercado.

Si desea una copia digital por sólo 0,99 Euros, pulse aquí.

humanismo-global

 

Se hicieron 2 ediciones impresas de este libro en 2009 y en 2011, agotadas, en Tiger Moon Productions, Bangalore, India: En los Albores del siglo XXI. Reflexiones sobre el nuevo paradigma social no mecanicista: el humanismo global.

 

 

 

 

 

 

 

el-jazmi-indio El jazmín indio. Poemas (1995-2005) describe en lenguaje poético el resultado de la experiencia en la que el alma, aquietada, abandona el ruidoso mundo del pensamiento y se adentra en el oceánico silencio de lo interno, en un anhelo ferviente de regresar a su estado primigenio, libre de la atadura a cuanto posee nombre y forma. La tradición de sabiduría dice que la contemplación y la indagación son esos espacios de silencio en donde el alma individual, recogida en soledoso apartamiento, logra la identificación con la Conciencia Universal, el Ser, lo Absoluto, sabiéndose por experiencia incontestable que ella, el alma, no es, y nunca lo fue, distinta de la Conciencia Universal.

 

 

 

como-lluvia

Poemario metapoético en el que el poeta occidentaliza Oriente al tiempo que Occidente se orientaliza. Integradas ambas culturas, el autor investiga una Poética que le sirve de cauce expresivo para verter la experiencia que le ofrece la incursión hacia lo interno, donde el lenguaje del silencio le susurra acerca de la unidad de la Vida y lo acomoda en esos momentos de aquietamiento en que la unicidad es la única experiencia posible.

 

 

 

 

 

colibrí

“¿Desandar el camino? ¿Abandonar los conceptos? No hay necesidad de tal cosa. La Conciencia es pura atención detenida en sí misma, la sensación de que “tú eres” sin que tus pasos se demoren en pensamiento alguno: sólo mirada atenta a la vida que tus ojos ahora atraen en abrazo íntimo, como la rosa atada a su fragancia, pues Una es la vida, sin “otro” que la perciba o altere.
Mantenerse en tal estado es suficiente para que espontáneamente los conceptos se desvanezcan. Entonces, del mismo modo que brota la flor, eclosionará el Ser en ti, sin esfuerzo, natural, celebradamente. Porque eso eres tú: puro Ser absorto en sí mismo.
Esto salió de la boca de un advaitín.”

 

 

 

 

himalayaEn este poemario, escrito durante la peregrinación que en 2004 Esteban Díaz realizó al Gran Himalaya, se funde la experiencia contemplativa y la visión que el poeta tiene de la cultura y de la civilización de una humanidad que vive anclada en los principios filosóficos del mecanicista siglo XX. Encontramos en sus versos el énfasis con el que se destacan algunos hechos
contradictorios del mundo global que despojan al hombre de su “humanidad”, al dar la
espalda a su natural esencia humana en favor de valores circunstanciales externos, como  la ambición, la intransigencia, la exclusión y cuantos actos lo alejan de su verdadera naturaleza pacífica, universal e integradora, precisamente -parece desprenderse de algunos poemas- por la elección “civilizatoria” de una sociedad global fuertemente mercantilizada vertida hacia el exterior, en detrimento -por olvido y omisión- de la esencia genuina del hombre, que es domino de lo interno. Es esta externalización del hombre lo que lo aleja de la “humanidad” que lo sustancia y lo dignifica.

 

el-valle

En El valle de la mansedumbre. Poema, el lector entra en ese ámbito de la cultura mística de la tradición de sabiduría india que pone en contacto al hombre con el silencio interior que le ha de conducir a la experiencia inequívoca de la unicidad de la vida. La India es la tierra de la tolerancia y de la integración. Es la maestra de quienes practican aún el valor de lo humano definido por lo “esencial” del ser humano, lejos de la artificialidad de la vida sobre impuesta al mundo occidental por el mercantilismo deshumanizador. Tolerancia, mansedumbre, concordia, paz, nobleza de alma, unicidad, inocencia bienaventurada, son valores que el poeta destaca como relevantes de la vida sencilla del mundo rural con el que a diario convive. Tal vez el “locus amoenus” al que el poeta nos acerca en tan breve libro sea mañana un sueño que sólo encontremos descrito en los libros de poemas porque el mundo al completo se haya convertido en una feria de comerciantes y consumidores embrutecidos, desnaturalizados y deshumanizados.

 

hipnos

Hojas de Hipnos. De homine (Poema) explicita el punto de inflexión de la poesía de Esteban Díaz al ser el poema que da paso a una nueva etapa en la obra poética del escritor cordobés, la que desarrollará en su etapa de residente en la India desde 1996. El poema reflexiona sobre la condición del hombre, o más bien, sobre los condicionamientos que el hombre mismo se ha autoimpuesto al asumir una cultura cuyos valores materiales lo han distanciado de su verdadera naturaleza. El poema nos sitúa ante la condición deshumanizada del hecho civilizatorio y cultural del final del siglo XX. En verbo poético el poeta nos habla de la violentación de la vida, individual y colectiva; de la rotura del colectivo humano; del dolor devenido por la exclusión, que es insolidaria en sí misma y aleja al hombre de sus congéneres, pero también de sí mismo; del abandono de las utopías, que mantenían viva la esperanza de una humanidad libre, universal, fraternal, cooperativa, sin fronteras… Nos invita a pensar, en fin, en la percepción de la humanidad y de la vida que lo integra como un todo infragmentado. De este modo el hombre se proporcionará a sí mismo los argumentos correctos para trascender el dolor ocasionado en el colectivo humano por las exclusiones siempre artificiales, injustas, impropias de la genuina naturaleza humana.

 

educare

El verdadero reto del hombre en el transcurso de su vida terrestre está encerrado en la sentencia esculpida sobre el frontispicio del templo de Apolo en Delfos: “conócete a ti mismo”.
El viejo aforismo “conócete a ti mismo” es en verdad el objetivo más importante que cada ser humano debe lograr al finalizar el ciclo de su vida en este mundo. Sin embargo, precisa de una Cultura y de una Educación acordes con tal propósito que le posibilite el camino mediante el cual logre tan excelsa meta. Una Cultura que cultive el alma humana y una Educación que permita trasladar el modelo cultural de refinamiento del alma a la escuela.Así Cultura y Educación deberán siempre ir unidas, siendo ambas indisolubles, determinando los valores que asuma el espíritu creativo del individuo y de la colectividad, una vez  expresado y desarrollado ese movimiento creativo en-desde-por la interacción del hombre consigo mismo y con los demás hombres, con sus ideas, sus pensamientos, sus palabras y sus hechos. Siendo la Educación la que genere individualidades conocedoras de su verdadera naturaleza, habiéndoseles formado, en el proceso educativo, un carácter diáfano capaz de afrontar la vida desde el valor y la moral que exige la responsabilidad de conocer qué es el hombre y cómo ha de encauzar su vida en su interacción en el seno de la vida social en donde se desarrolla y vierte su vida. Será la Cultura la receptora de la creatividad del hombre, al tiempo que supervisará y creará las condiciones para que el valor de la vida del hombre sea el que devenga del conocimiento de su esencia y del refinamiento de su alma.

escuela...

La Paz no es una “tintura” con la que cubrir la vida del hombre. Tiñendo nuestras vidas de Paz no nos garantiza “vivir en Paz”. Hay que “SER Paz” para vivir en Paz, porque la Paz es nuestra verdadera esencia. La Paz no nos es ajena. Si es del hombre la Paz, debemos DESCUBRIRLA como lo esencial de nosotros, “dentro”, en nuestro interior, y vivir de acuerdo a ella. No hay otro camino para lograr el equilibrio, la armonía individual o social. EL CAMINO para lograr la PAZ es vivir pacíficamente SIENDO PAZ.

Lograr responder a la pregunta “¿Qué es el hombre?” es en verdad el objetivo más importante que cada ser humano debe lograr al finalizar el ciclo de su vida en este mundo. Sin embargo, precisa de una Educación y de una Cultura acordes con tal propósito que le ayuden a encontrar el camino mediante el cual logre tan excelsa meta. Una Cultura que cultive el alma humana y una Educación que permita trasladar el modelo cultural de refinamiento del alma a la Escuela y a la vida, que debe ser el espacio vital en el que el hombre “educado” exprese todo su potencial desarrollado como actividad creativa del espíritu (Cultura).

 

dharamsalaLa globalización ha convertido el mundo en la aldea global que McLuhan ya previera en los años setenta. Sin embargo, a pesar de la interrelación de los pueblos, el mundo sigue dividido, sin lograr la unidad que debe desprenderse de la interacción “cercana” que exigiría una globalidad sin fronteras, verdaderamente humana, respetuosa con los pueblos y las culturas que la integran. Mas la humanidad vive, en el comienzo del siglo XXI, fragmentada, desunida, regida aún por los principios des-estructuradores que desde sus orígenes definen la visión dual y mecanicista del mundo, tierra de antagonías y de separatividad insolidaria que no ha permitido vivir a los hombres desde el respeto a la dignidad de cada pueblo y cultura.

El éxodo del pueblo tibetano es hoy un ejemplo de esta visión dual del mundo que legitima a las naciones poderosas a ocupar y poseer los territorios y los hombres de aquello pueblos que no optaron por el rechazo beligerante, como es el caso del pueblo tibetano, de cultura ancestralmente pacífica, que optó por una vida fundamentada en el desarrollo del mundo interior del alma y de la felicidad de sus gentes, frente al desarrollo del producto interior bruto de las naciones de economía capitalista de Occidente, que han deshumanizado (desnaturalizado) la vida de los hombres, dirigiéndolos hacia su identificación con un mundo de mercado y de consumo alienante que llamaron “sociedad del bienestar” y que hoy sabemos que debió llamarse “sociedad de la infelicidad”. Este poemario es el resultado de la convivencia del poeta Estaban Díaz con el pueblo Tibetano en las altas tierras del valle de Dharamsala. El poeta rinde honores al pueblo tibetano en el exilio con los versos de Dharamsala. Cuaderno de Campo. Poemas, al tiempo que los impregna con la voluntad de expresar un mensaje claro en favor de la concordia entre las naciones y el respeto a la dignidad de todas y cada una de las culturas que pueblan tan diversa y multicolor Aldea Global.

“He decidido no viajar a Lhasa. Ningún impedimento me obliga a ello.
[...]
Permaneceré en la frontera. Ya estoy en la frontera. Me adentro hasta la línea divisoria
que distancia la tierra del Tíbet de su pueblo. Quieto, pacífico, mas con voz firme,
reclamo para el exilio tibetano la tierra que he decidido no pisar,
la tierra de un pueblo hoy disperso en una diáspora incomprensible
en un mundo global -¿sin fronteras?- según dicen los mercados y las finanzas.”

arte...El poemario Arte adivinatoria (Córdoba) Poemas 1980-1995 nos acerca a las claves civilizatorias y culturales de una humanidad que comienza a vivir, en el último tercio del siglo XX, un mundo globalizado inmerso en una crisis de identidad y de valores, que es en verdad una crisis de conciencia. No hay otra salida a la crisis de conciencia que asumir un cambio de conciencia, al tiempo que se adopta la decisión de conjurar las causas profundas que condujeron al hombre a la desnaturalización de su existencia, atrapada en un mundo global en proceso (¿irreversible?) de deterioro moral y físico.

La reflexión a la que el poeta nos invita tiene un único punto de apoyo: la voluntad de acrisolar al hombre viejo para lograr un nuevo hombre que enfrente su destino con un rostro verdaderamente humano, el de la fraternidad e integración universales de los pueblos y las culturas que conforman la humanidad, asumiendo la plena conciencia de la igualdad entre todos los hombres, porque universal es el alma del ser humano. Y en verbo poético Esteban Díaz nos declara la convicción de encontrarnos en el momento propicio para crear un “pensamiento fuerte”, el de la humanidad libre y moralmente íntegra, digna, sin fronteras. La humanidad de todos, sin exclusión.

 

 

26 febrero, 2013Permalink