“SOBRE LA FELICIDAD”

 

 

 

felicidadEsteban Díaz,

SOBRE LA FELICIDAD”. Un camino de auto-conocimiento.
Taller Práctico de Auto-Ayuda.

KDP Amazon ebooks, 2015.

Si desea una copia digital, pulse aquí.

 Algunas consideraciones sobre el Taller

El taller “Sobre la Felicidad” ha de entenderse como una herramienta para llegar a conocernos. En sí mismo es un camino certero de auto-descubrimiento de nuestra verdadera naturaleza, de nuestro verdadero yo. Es un proceso de conocimiento fácilmente transitable, que nos permitirá descifrar el enigma que encierra el aforismo “Conócete a ti mismo”. Es, pues, un camino de auto-conocimiento; esto es: de indagación sobre nosotros mismos, de lo que en verdad somos; por tanto debemos hablar de auto-indagación, de auto-conocimiento, de un sendero que nos conducirá hasta el centro de nuestro ser. Camino de interiorización, pues. Camino de auto-ayuda.

Este camino de auto-indagación exigirá una metodología, del mismo modo que la necesitamos en cualquier proceso de conocimiento. Por tanto nos conduciremos mediante un camino meta-lógico (razón, lenguaje). Nos preguntaremos por nuestro componente psicosomático, por nuestra capacidad cognitiva consciente; por lo que tendremos que atender “conscientemente” a nuestro “yo” indagador-testigo de cuanto entrará en los dominios de nuestra indagación, que permitirá que progresualmente seamos más conscientes de nosotros mismos, hasta llegar a ese punto de consciencia en el que descubramos “nuestro vivir en un proceso absolutamente consciente”. Entonces sabremos qué es vivir en quietud. Será éste el momento en el que descubriremos “nuestro vivir en el presente”, en absoluta quietud, sin que nada de lo indagado disturbe nuestra indagación. En esto consiste “vivir conscientemente”.

Nuestra atención estará en todo momento “sostenida” sobre aquello que observaremos. Recordaremos que lo observado “no somos nosotros”, sino los objetos que pueblan el “paisaje personal”, como individuos, que nos circunscribe (¿o somos nosotros los que lo circunscribimos?), aunque este “paisaje personal” haya estado tan íntimamente vinculado a nosotros que lo hayamos tratado como si fuera parte integral nuestra, consustancial a nosotros.

La observación del componente psicosomático y sus contenidos (adelantamos ya que es éste el “paisaje personal” al que nos hemos referido arriba) exige dualidad. Por criterios metodológicos y pedagógicos estableceremos la distinción de dos mundos o niveles: el mundo del “yo” que observa y el mundo de lo observado. Y su proceso, el de la observación, nos descubrirá que lo que inicialmente creíamos que éramos, no es nuestra verdadera realidad, íntima, esencial, prístina, sino el componente instrumental y de materiales psíquicos que nos ha de servir para conocernos y conocer el mundo, con el que interaccionamos constantemente.

Hemos dado el nombre de “auto-observación” a la técnica que utilizaremos en este proceso. No porque lo observado, el componente psicosomático, seamos nosotros mismos, sino porque creemos que es consustancial a nosotros, al habernos identificado con él desde nuestro nacimiento. Tal identificación nos ha sido dada culturalmente. Desprendernos paso a paso de ella será el propósito más inmediato de este Taller.

El proceso de auto-observación nos conducirá progresivamente a la adquisición de la consciencia del yo-observador-de-cuanto-observamos, esto es, de la vida consciente en quietud / paz / reposo / no movimiento, que observa y testifica el movimiento, el constante cambio que existe en el nivel de lo observado.

Por tanto, el punto de inflexión del proceso de auto-observación será la adquisición de nuestra plena consciencia de ser observadores desde nuestro “yo” testigo de un mundo “objetivo”, que está siendo observado “subjetivamente” por cada uno de nosotros.

Este nivel de consciencia adquirido en un momento determinado del proceso de auto-observación, nos proporcionará un aprendizaje por el que lograremos vivir en un presente continuo, como un “yo” testigo-consciente de sí mismo que observa… Es ésta una etapa previa a conocerse el ser humano como Conciencia Universal que inscribe en Sí Misma cuanto existe, sin que la contingencia de la existencia pueda modificarla.

El nivel de consciencia obtenido en esta etapa de la auto-observación nos permitirá, pues, en tanto que nos percibamos como “yo” testigo-consciente de nuestra observación del mundo objetivo:

  • 1. Vivir en un continuo presente no alterado, inconmovible, libre, no afectado. Sabremos, entonces, que desde nuestro nacimiento no hemos sufrido cambio alguno, aun cuando todo lo observado ha estado sujeto a cambios, a modificaciones.
  • 2. Saber que, con anterioridad a este heurístico momento, identificados con el mundo cambiante, vivíamos sometidos a la inquietud, al desasosiego, al temor, al dolor…, abocados incansablemente en una búsqueda infructuosa de paz, de Felicidad
  • 3. Conocernos y vivir conscientemente pacíficos y felices.
  • 4. Y aun podremos pensar nuestras vidas desde la responsabilidad consciente de ser dueños de nuestra mente, explicitando en todo momento la unidad de nuestros pensamientos, de nuestras palabras y de nuestras acciones, siendo entonces nuestra interacción con la vida, con nuestro entorno humano y físico, armónica, responsable y feliz. Nuestra vida será, entonces, la expresión fértilmente vívida de los valores humanos universales, siendo siempre veraces, libres y responsables, pacíficos, fraternos, compasivos, correctos en nuestro actuar, atentos a nuestra vida presente. En esto consiste vivir la vida conscientemente.

Estas consideraciones previas, que han demorado nuestra incursión conceptual y metodológica en los dominios de la Felicidad, nos están indicando que el Taller “Sobre la Felicidad”, insistimos, no es únicamente un instrumento o una herramienta para lograr un fin. Es un espacio de auto-descubrimiento de nuestra verdadera naturaleza. Una senda fácilmente transitable, en cuya meta nos espera la revelación inequívoca de lo que en verdad somos. Lograda la meta, habremos descifrado el enigma que encerraba el aforismo “Conócete a ti mismo”. Y porque terminaremos descubriendo quienes realmente somos, decimos que es una senda de auto-conocimiento y, por consiguiente, de auto-ayuda, que es indagación y conocimiento sobre uno mismo, y sobre todo aquello que se nos ocultaba anteriormente a nuestra decisión de transitar por las rutas que nos condujeron, al fin, hasta nuestro “yo” real, nuestro verdadero “ser”.

AAAAAAEl libro se editó impreso en papel en TIGER MOON, en 2014, en edición limitada.

 

2 agosto, 2013Permalink